Formación y consultoría en la aplicación del humor al trabajo

Optimiza la comunicación interna

"Si va a contar a la gente la verdad, será mejor que les haga reír. Si no, le matarán." -George Bernard Shaw

Para que una empresa funcione con la coherencia, eficacia y agilidad de un único individuo, es fundamental que los canales de comunicación fluyan perfectamente entre personas, departamentos y divisiones. A menudo, sin embargo, los mensajes más importantes se atascan en puntos conflictivos del organigrama, se expresan tan mal que causan más problemas de los que resuelven, o sencillamente se pierden en la tormenta de información que caracteriza a muchos entornos corporativos.

El humor desempeña un importantísimo papel en la comunicación humana, ya que permite atraer la atención del público, reducir las tensiones y las distancias que puedan obstaculizar el intercambio de información, y suavizar el impacto negativo de mensajes problemáticos.

Los oradores más experimentados saben que si hacen reír a su público con una broma ingeniosa y pertinente, conseguirán en muchos casos que su discurso tenga un impacto y un poder persuasorio mucho mayor [1]. Una de las razones es el placer que produce la risa en los oyentes, una especie de "regalo" emocional que reciben y que seguirán buscando a lo largo del discurso --asegurando así un altísimo nivel de atención e interés. Este "regalo" también derrite algunas de las barreras que puedan existir entre el orador y el público (jerárquicas, de distancia social o ideológica...), al compartir todos juntos un mismo momento de diversión y un mismo punto de vista jocoso.

Pero además, este "regalo" de la risa puede endulzar la amargura de las comunicaciones problemáticas: malas noticias, órdenes, quejas, críticas o confesiones embarazosas. Estudios sociológicos del ambiente del trabajo revelan que este uso del humor puede ser muy útil para optimizar el flujo de la comunicación.[2]

Finalmente, el humor puede servir como escudo para defenderse de los ataques o de situaciones comprometidas que puedan surgir durante la interacción. La autoironía es un recurso fundamental de cualquier persona que deba exponerse en un escenario público [3].

[1]  Para una discusión más detallada de los estudios empíricos sobre el tema ver Jáuregui, Eduardo. El sentido del humor: manual de instrucciones. Barcelona, RBA, 2007, Cap. 4.
[2] Ver, por ejemplo, Bradney, P. (1957) "The Joking Relationship in Industry", Human Relations, 10, 179-187.
[3] Ver, por ejemplo, Perret, Gene (1989) Using Humor for Effective Business Speaking. Nueva York: Sterling. pags, 31-32.

Humor Positivo usa deliciosos cookies elaborados con los mejores ingredientes. Si sigues navegando, es que das consentimiento a nuestra política de cookies. Sigue el enlace para más información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Te pedimos mil perdones!(Por molestarte con este pesadísimo y bigotudo pop-up)

Pero se nos ocurría que quizás te interese nuestro práctico ebook "99 ideas para divertirse en el trabajo". Te lo regalamos GRATIS si te apuntas a nuestra lista de correo (No te preocupes, que también odiamos el SPAM, menos el de Monty Python. Solemos enviar solo un email por semana, con el último post de nuestro blog)

En esta pequeña guía de Humor Positivo, te ofrecemos un montón de originales y sorprendentes ideas para inyectarle ritmo y buen rollo a tu día-a-día en la oficina, tienda, almacén, fábrica, nave espacial, etc… Remedios anti-estrés, juguetes que no pueden faltar en tu entorno laboral, ritos, inocentadas, y mucho más. 

¿A qué esperas? ¡Apúntate y empieza a disfrutar de tus lunes desde ya!